5.25.2014


A la hora de escribir un relato, hay que decidir qué tipo de narrador se adoptará. Los hay de muchas clases. Está, por ejemplo, el narrador omnisciente, que lo sabe todo sobre los personajes y sus circunstancias y experiencias. Es una especie de dios que maneja a sus criaturas como a marionetas. Es muy propio de la novela decimonónica, aunque hoy día se sigue utilizando. Está, también, el narrador testigo, que sólo puede contar aquello que ha visto y de lo que tiene pruebas o indicios. Es más difícil de manejar y más típico de la narración de los siglos XX y XXI. Hay más. Pero también tenemos que tener en cuenta el tipo de persona verbal que adopta dicho narrador, algunas compatibles con lo antes dicho y otras no. El narrador en primera persona, por ejemplo, es propio del relato intimista. El que usa la tercera persona, compatible con el omnisciente, suele ser más objetivo. Pero hay uno, más raro y difícil de manejar pero muy atractivo para el escritor, que es el que queremos trabajar en la actividad de esta semana. Se trata del narrador en segunda persona. En este tipo de historias, el narrador se dirige a un “tú” o un “vosotros”, de manera que implica de cabeza al lector en lo que está contando. Esta es su mayor virtud. Por eso, engancha al receptor desde el primer momento. Lo hace partícipe del proceso creativo. Es muy interesante este recurso y son pocos los que lo han utilizado. No es fácil. Entre otras cosas, se ha de utilizar, de ser posible, el tiempo presente. Hay que tener en cuenta que el lector está aquí y ahora. Pero tiene  sus compensaciones. Al mismo escritor lo emociona la sensación de estarse comunicando con un “no sé quién” y convirtiéndolo en personaje de su narración. Pongo tres ejemplos para que se entienda mejor:

“Levemente, iluminan otras luces que son corazones de plata, frascos de cristal, vidrios enmarcados, y sólo detrás de este brillo intermitente verás, al fondo, la cama y el signo de una mano que parece atraerte con su movimiento pausado.  Lograrás verla cuando des la espalda a ese firmamento de luces devotas.Tropiezas al pie de la cama; debes rodearla para acercarte a la cabecera. Allí, esa figura pequeña se pierde en la inmensidad de la cama; al extender la mano no  tocas otra mano, sino la piel gruesa, afieltrada, las orejas de ese objeto que roe con un silencio tenaz y te ofrece sus ojos rojos: sonríes y acaricias al conejo que yace al lado de la mano que, por fin, toca la tuya con unos dedos sin temperatura que se detienen largo tiempo sobre tu palma húmeda, la voltean y acercan tus dedos abiertos a la almohada de encajes que tocas para alejar tu mano de la otra".
De “Aura”, de Carlos Fuentes

“Pasas una noche agitada, el sueño es un flujo intermitente y atascado como la lectura de la novela, con sueños que te parecen la repetición de un sueño siempre igual. Luchas con los sueños como con la vida sin sentido ni forma, buscando un diseño, un recorrido que debe de haber, como cuando se comienza a leer un libro y no se sabe, aún en qué dirección te llevará. Lo que quisieras es la apertura de un espacio y de un tiempo abstractos y absolutos en los cuales moverte siguiendo una trayectoria exacta y tensa; pero cuando te parece que lo has logrado adviertes que estás quieto, bloqueado, forzado a repetirlo todo desde el principio”.

De “Si una noche de invierno un viajero”, de Italo Calvino

“Esta mañana, te despiertas en la penumbra de otro amanecer de enero, con una luz difuminada, grisácea, penetrando en el dormitorio, y ahí está el rostro de tu mujer vuelto hacia ti, los ojos cerrados, aun profundamente dormida, las mantas subidas hasta el cuello, asomando únicamente la cabeza, y te maravilla lo preciosa que está, lo joven que parece, incluso ahora, treinta años después de la primera vez que te acostaste con ella, al cabo de treinta años de vivir bajo el mismo techo y compartir la misma cama”.

De “Diario de invierno”, de Paul Auster

Bien. Espero que se haya comprendido. La actividad de esta semana consistirá en lo siguiente: Escribir un pequeño relato en segunda persona, utilizando el recurso que se ha explicado más arriba. En esta ocasión, las aportaciones no se harán en twitter sino aquí, en el blog, en forma de comentarios a este post, y se realizará entre el lunes 26 y el viernes 30 de mayo. Se firmarán, por favor, con el nombre real y también con el nombre de twitter. Todas se comentarán y se corregirán si procede. ¡Buenas creaciones!

5.24.2014

Cinco tuits elegidos en la actividad "Animalización"

De los abundantes tuits enviados esta semana al #TallerLiterario de @ElFantasmaDeLaG se han seleccionado los cinco siguientes:

Como elefante alardeando la flexibilidad de su trompa, Charlie Parker tocó el saxofón y comenzó el ritual al ritmo de jazz.

En un arrebato de celos, el esposo cual felino salvaje destroza el cuarto. Su mujer impávida gacela, recoge todo a su paso. #TallerLiterario

De mirar misterioso y de andar elegante y sigiloso, hechiza a sus amantes con sus caricias de gata. #TallerLiterario

Animal...! le dijo, y ella lo miró como una fiera herida. #TallerLiterario

Cada vez que le escuchaba andarse por las ramas como un pelirrojo orangután se perdía en paraísos sentimentales. #TallerLiterario


Enhorabuena y gracias a tod@s l@s participantes.




5.18.2014

Animalización


La animalización es una figura retórica o recurso literario, variante de la prosopopeya, cuyas otras dos formas serían la cosificación y la personificación. En la animalización se atribuyen rasgos animales a personas o cosas. En el ejercicio de esta semana nos centraremos en la animalización de seres humanos. Se puede utilizar, en ocasiones, para exaltar o enaltecer determinados aspectos de aquellos o aquellas a quienes se retrata.  Así sucede en esta de Juan Ruiz:

“¡Qué talle, qué donaire, qué alto cuello de garza!”
Juan Ruiz, Arcipreste de Hita

Pero es más común que se utilice con fines caricaturescos, humorísticos o de crítica. Algunos ejemplos:

“Ante el mostrador, los tres visitantes, reunidos como tres pájaros en una rama, ilusionados y tristes...”
Valle-Inclán

 “También al Magistral se le subía la altura a la cabeza; también él veía a los vetustenses como escarabajos; sus viviendas viejas y negruzcas, aplastadas, las creían los vanidosos ciudadanos palacios y eran madrigueras, cuevas, montones de tierra, labor de topo...”
L.A. Clarín

“…los dientes, le faltaban no sé cuántos, y pienso que por holgazanes y vagamundos se los habían desterrado; el gaznate largo como de avestruz…”
F. de Quevedo

“No era joven ni vieja. Su figura, menuda, igual que la de una lagartija. Pechos caídos como dos pellejillos que odian el placer. Tenía cara de rata.”
Félix Morales Prado

"La robustez de la mandíbula, el grandor de la boca, la combinación de los tres colores (de la barba y la piel): negro, blanco y amarillo, dispuestos en rayas; la ferocidad de los ojos negros, inducían a comparar tal cara con la de un tigre viejo, tísico y acabado...”
Benito Pérez Galdós

El ejercicio de la semana consistirá en escribir tuits en los que se aplicará esta figura literaria. Para ello, se puede elegir a cualquier personaje famoso, de cualquier época o lugar, real o ficticio, y observar en qué se parecen sus características físicas y/o morales o psíquicas a las de uno u otro animal. El resto depende de vuestra imaginación y acierto al elegir y organizar las palabras.
Todos los tuits deberán incluir, como siempre, el HT #TallerLiterario y los retuitearemos. La actividad se llevará a cabo entre los días 19 y 23 de mayo, ambos inclusive. Acabado el plazo, se realizará una selección de cinco aportaciones que serán publicadas aquí, en el blog.

Feliz y animalesca semana.

5.17.2014

Cinco tuits seleccionados en la actividad "Final de un cuento"

Estimados amig@s. He aquí los cinco tuits elegidos en la actividad “Final de un cuento”:

4 - Y me dijo: -No crea usted que le saludo porque me parezco a su vecino, lo hago porque soy dicharachero. #TallerLiterario

(2) La sombra regresó. Pero rápido olvidó su enojo posándose sobre finas alfombras en salas con olor a whisky y corrupción. #TallerLiterario

Pero él, cubriéndola con su manto oscuro de membranas de murceguillo exclamó: —¡Robin, no es lo que parece! #TallerLiterario -6-

Hasta que vomité mariposas granizadas, y una fría cascada comenzó a descender, río abajo. #TallerLiterario -5-

1 "¿Por qué los dioses nos castigaron con un hijo humano?" #TallerLiterario


Y aquí los finales que figuran en los cuentos originales:

1: “…¿debemos decirle que sólo es un mito?”
2: “-Si fuese sinvergüenza –respondió la sombra, aumentando la velocidad- no te habría abandonado”.
3: “El marido, al oírla, se arrojó por el balcón”.
4: “…él también se había confundido”.
5: “Veía como mis manos se convertían en trozos de agua cristalina”.
6: “…que no se daba cuenta de que les estaban mirando, todavía siguió ladrando un rato”.
7: “-Está mirándonos detrás de la ventana”.


Gracias a tod@s y enhorabuena a l@s seleccionad@s.

5.11.2014

Final de un cuento


La actividad de esta semana (que se desarrollará desde el lunes, 12 de mayo, al viernes, 16 del mismo mes) no requiere muchas explicaciones previas. Se trata de escribir un final a cada uno de los siguientes microrrelatos, cuyo desenlace ha sido eliminado:


1
LO REAL Y LO IMAGINARIO
(las trampas mito-lógicas)

Un padre y una madre centauros contemplan a su hijo, que juguetea en una playa mediterránea. El padre se vuelve hacia la madre y le pregunta: (…)
Kostas Axelos


2
LA SOMBRA DEL LÍDER

Un líder político iba paseando un día de sol, cuando vio que su Sombra le abandonaba y se iba corriendo.
-Vuelve aquí, sinvergüenza –, le gritó.
(…)
Ambrose Bierce

3
Un caballero de costumbres noctámbulas se siente cansado cierto día y decide no salir de casa e irse temprano a dormir, con la consiguiente alegría de su mujer, tan abandonada como abnegada. Muy entrada la noche, la esposa, que comparte en aquel instante su misma habitación, se despierta sobresaltada al escuchar un ruido en la escalera.
-¡Mi marido! –exclama.
(…)
Carlos Bousoño

4
EL ESPEJO DEL ALMA

No nos habíamos visto nunca, en ningún sitio, en ninguna ocasión, pero se parecía tanto a un vecino mío que me saludó cordialmente: (…)
Pere Calders

5
Al llegar a la ciudad de hielo, edificada en medio de las cumbres, me sentía plenamente dichoso; una gran serenidad se adueñaba de mí, y me iba tornando inconsciente. (…)
Juan Eduardo Cirlot

6
AMANTES

No pude creerlo hasta que les descubrí. Muchos me lo habían advertido. En aquel momento ella, asustada, dejó de maullar, pero él (…)
Luis Mateo Díez

7
AGNUS

Caminó por un bosque durante horas, hasta que encontró una casita con las ventanas encendidas. Se asomó a una de ellas y vio a un hombre que, triste y lejano, vestido de negro, se estaba comiendo con cuchillo y tenedor a un cordero vivo sobre una bandeja de oro. El cordero tenía vuelta la cabeza hacia el hombre y conversaban:
         –Te comeré poquito a poco. No va a dolerte.
         –Siempre me duele. Pero mi dolor está en otro sitio que no soy yo.
         –Dime dónde está tu dolor o te pincharé en el alma.
         (…)
Félix Morales Prado


La parte borrada, que (como se puede ver) ha sido sustituida por paréntesis y puntos suspensivos, ha de ser inventada por l@s participantes. Y tendrá que caber en un tuit que se pondrá en twitter, como siempre con el HT #TallerLiterario y especificando el número de relato (1, 2, 3, 4, 5, 6 o 7) al que se refiere el final escrito. Todas las intervenciones serán retuiteadas y, acabado el plazo, se elegirán cinco de los tuits, que serán puestos en el blog. Asimismo, se darán a conocer los desenlaces originales de los relatos que han servido para el ejercicio. A este respecto, una advertencia. Es posible que muchos y muchas conozcan estos microcuentos. ¡Ojo! No se trata de reproducir su auténtico final sino de crear uno nuevo. Sugerencia: no olvidar el factor sorpresa.
Que tengáis una feliz e imaginativa semana.

5.10.2014

Cinco tuits elegidos en "Aliteraciones onomatopéyicas"

Como siempre, esta semana hubo una nutrida participación y mucha calidad. En casi todos los casos, los intervinientes se atuvieron correctamente a la propuesta. Gracias a tod@s. Los cinco tuits seleccionados han sido:

La Llovizna llega.
Va llenando la llana lluvia y
la llanura la llama...
Llar de agua...

Llorera del cielo o soy yo.
#TallerLiterario

Este cansancio hace eco desde la garganta del grifo.
Gota
A
Gota.
Go
Ta
A
Go


Un silencio sepulcral sobre la sala soleada era lo que se sentía saliendo el sol .

Las grandes garras del tigre no agraciaban su grito grotesco Pero con gratitud agradezco, haber podido oír su grave rugido. #TallerLiterario

.  Serpiente,
arrastrándote
  estás.
         Solitaria,
                 sigilosa,
       esperando
a atacar.



5.04.2014

Aliteraciones onomatopéyicas


Como sabemos, la onomatopeya consiste en la utilización del lenguaje para imitar una serie determinada de sonidos: el maullido de un gato: miau, el ladrido de un perro: guau, el ruido de un disparo: bang, el sonido de un tambor: tam, tam. También está la onomatopeya visual, que imitaría la forma de una cosa. Pero en esta ocasión nos limitaremos a las onomatopeyas sonoras. Además de esas onomatopeyas simples, guau, ring, pío, pum, utilizadas sobre todo en el discurso cotidiano y en el cómic o tebeo, existe una formación onomatopéyica, más propia de la poesía, que es, en realidad, una aliteración con valor onomatopéyico, como decía. La aliteración consiste en la repetición del mismo fonema, sonido, en uno o varios versos. Su fin es, a veces, de otra naturaleza estética. Pero en ocasiones tiene el objetivo de evocar el sonido de aquello a lo que el poeta se está refiriendo.

Ejemplos:

En el silencio solo se escuchaba
un susurro de abejas que sonaba.
Garcilaso de la Vega
La repetición de la “s” en los dos versos evoca el zumbido de las abejas.

“Los suspiros se escapan de su boca de fresa”
 Rubén Darío.
En esta ocasión, el uso repetido de la “s” remite al sonido de un suspiro.

“El ruido con que rueda la ronca tempestad"
Zorrilla
La reiteración de la “r” en su variante de vibrante múltiple produce la sensación del ruido de los truenos.

Tamba, tamba, tamba, tamba,
tamba del negro que tumba;
tumba del negro, caramba,
caramba, que el negro tumba:
¡yamba, yambó, yambambé!
Nicolás Guillén
El sonido de la “m” en situación implosiva nos recuerda el tambor a cuyo ritmo baila el negro.

El ángel del viento infla las velas
Félix Morales Prado
Fricativas como las uves y la “f” quieren reproducir el sonido del viento.

Actividad: Escribir en un tuit una aliteración con valor onomatopéyico. Deben incluir el HT #TallerLiterario. Retuitearemos todo lo aportado. Y, al finalizar, como de costumbre, seleccionaremos cinco tuits para publicarlos aquí en el blog.  La actividad comenzará el lunes 5 de mayo y finalizará el viernes, 9 de mayo. Feliz semana. Saludos a tod@s.

5.03.2014

Cinco tuits seleccionados en la actividad "Manipular versos"

Gran participación. Calidad y sentido del humor. Habrá que revisar algún día conceptos relacionados con la métrica. Gracias a tod@s.

La luna gira en el cielo / sobre las sierras sin agua / Yo soy un trozo de hielo / y tú escondes una fragua. #TallerLiterario

Volverán las oscuras golondrinas. / Volarán las raídas gabardinas. #TallerLiterario

"Un amor que razona, que contrata su ensueño..." No es de aquí de la zona, es un perro, no el dueño (Buesa) #TallerLiterario

#TallerLiterario Del salón en el ángulo oscuro / me miraba el ahorcado inseguro


Deixo amigos por estraños,deixo a veiga polo mar/Quedan bagoas tan traidoras, queda tanto por chorar. #TallerLiterario