4.27.2014

Manipular versos



Ya hemos comprobado que los ejercicios que proponemos para desarrollar en el blog tienen una participación mucho menor. Bien. Esta semana, para descansar y divertirnos un poco, ofrecemos una actividad que se desarrollará en twitter y a modo de tuits. Se trata de manipular un verso cambiando las palabras de forma que resulte otro diferente, que puede ser paródico, con la misma métrica y musicalidad. Se verá más claro con algunos ejemplos:

Verso original:
Me gusta cuando callas porque estás como ausente
Pablo Neruda
Manipulaciones:
Mi corazón se ha roto en medio de la gente
Me destrozas el alma aunque tú no lo intentes

Verso original:
Yo quiero ser llorando el hortelano
Miguel Hernández
Manipulaciones:
Ya estoy en ese tiempo tan liviano
Y cuando tú te fuiste ese verano

Verso original:
Menos solicitó veloz saeta
Luis de Góngora
Manipulaciones:
Me excitó la turgente y blanca teta
Me pregunto si soy un poeta

La actividad consiste en elegir un verso cualquiera de cualquier poeta, manipularlo de la forma indicada y poner un tuit con el HT #TallerLiterario que incluya el verso original y, al lado, separado de este por una barra inclinada, el verso ya manipulado. Así: #TallerLiterario Menos solicitó veloz saeta / Me pregunto si soy un poeta.

La actividad se desarrollará entre el lunes 28 de abril y el viernes 2 de mayo. Como siempre, se dará RT a todos los tuits participantes y, al final, se seleccionarán cinco que serán publicados aquí en el blog.

Feliz semana y buenas producciones.

4.20.2014

Elementos del relato: el espacio


En cualquier relato hay una serie de elementos básicos, clasificados y denominados de diferentes formas según el autor que los estudie. Nosotros los llamaremos, espacio, tiempo, personajes, narrador, punto de vista, argumento y orden de los hechos.
Empezaremos trabajando con el espacio. En primer lugar, pondremos tres ejemplos de descripciones de espacio. Uno (1) realista, otro (2) de corte fantástico poético, otro (3) onírico y un último (4) también en una línea fantástica utilizando jitanjáforas. Los que seguisteis la primera parte del taller recordaréis que las jitanjáforas son palabras inventadas sobre las que hicimos ejercicios.
Vamos con los ejemplos

1
“La heroica ciudad dormía la siesta. El viento Sur, caliente y perezoso, empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el Norte. En las calles no había más ruido que el rumor estridente de los remolinos de polvo, trapos, pajas y papeles que iban de arroyo en arroyo, de acera en acera, de esquina en esquina revolando y persiguiéndose, como mariposas que se buscan y huyen y que el aire envuelve en sus pliegues invisibles.
Cual turbas de pilluelos, aquellas migajas de la basura, aquellas sobras de todo se juntaban en un montón, parábanse como dormidas un momento y brincaban de nuevo sobresaltadas, dispersándose, trepando unas por las paredes hasta los cristales temblorosos de los faroles, otras hasta los carteles de papel mal pegado a las esquinas, y había pluma que llegaba a un tercer piso, y arenilla que se incrustaba para días, o para años, en la vidriera de un escaparate, agarrada a un plomo.
Vetusta, la muy noble y leal ciudad, corte en lejano siglo, hacía la digestión del cocido y de la olla podrida, y descansaba oyendo entre sueños el monótono y familiar zumbido de la campana de coro, que retumbaba allá en lo alto de la esbelta torre en la Santa Basílica. —La torre de la catedral, poema romántico de piedra, delicado himno, de dulces líneas de belleza muda y perenne, era obra del siglo diez y seis, aunque antes comenzada, de estilo gótico, pero, cabe decir, moderado por un instinto de prudencia y armonía que modificaba las vulgares exageraciones de esta arquitectura. La vista no se fatigaba contemplando horas y horas aquel índice de piedra que señalaba al cielo; no era una de esas torres cuya aguja se quiebra de sutil, más flacas que esbeltas, amaneradas, como señoritas cursis que aprietan demasiado el corsé; era maciza sin perder nada de su espiritual grandeza, y hasta sus segundos corredores, elegante balaustrada, subía como fuerte castillo, lanzándose desde allí en pirámide de ángulo gracioso, inimitable en sus medidas y proporciones. Como haz de músculos y nervios la piedra enroscándose en la piedra trepaba a la altura, haciendo equilibrios de acróbata en el aire; y como prodigio de juegos malabares, en una punta de caliza se mantenía, cual imantada, una bola grande de bronce dorado, y encima otra más pequeña, y sobre ésta una cruz de hierro que acababa en pararrayos”.
“La Regenta”, de Leopoldo Alas Clarín

2.
“En el centro de Fedora, metrópoli de piedra gris, hay un palacio de metal con
una esfera de vidrio en cada aposento. Mirando dentro de cada esfera se ve una ciudad azul que es el modelo de otra Fedora. Son las formas que la ciudad habría podido adoptar si, por una u otra razón, no hubiese llegado a ser como hoy la vemos. En todas las épocas hubo alguien que, mirando a Fedora tal como era, había imaginado el modo de convertirla en la ciudad ideal, pero mientras construía su modelo en miniatura, Fedora dejaba de ser la misma de antes, y aquello que hasta ayer había sido uno de sus posibles futuros ahora era solo un juguete en una esfera de vidrio. Fedora tiene hoy en el palacio de las esferas su museo: cada habitante lo visita, elige la ciudad que corresponde a sus deseos, la contempla imaginando que se refleja en el estanque de las medusas donde se recogía el agua del canal (si no hubiese sido desecado), que recorre desde lo alto del baldaquín la avenida reservada a los elefantes (ahora expulsados de la ciudad), que resbala a lo largo de la espiral del minarete de caracol (perdida ya la base sobre la cual debía levantarse). En el mapa de tu imperio, oh gran Kan, deben ubicarse tanto la gran Fedora de piedra como las pequeñas Fedoras de las esferas de vidrio. No porque todas sean igualmente reales, sino porque todas son sólo supuestas. Una encierra aquello que se acepta como necesario mientras todavía no lo es; las otras, aquello que se imagina como posible y un minuto después deja de serlo”
“Las ciudades invisibles”, de Italo Calvino

3.
“Sandina de los Sueños está en medio de un paisaje de colinas dulces para el corazón, como de arena suave. Al viajero, Sandina se le parece siempre al sitio donde transcurrió su infancia. Debe de ser por la luz, dice el alcalde. A Sandina se puede ir a través del sueño o por los caminos de la tierra, si bien no es fácil encontrarla. Pero sólo una vez. A Sandina de los Sueños sólo se puede llegar una vez en la vida. Los que intentan ir por segunda vez se vuelven locos y se convierten en el fantasma de su deseo. Podemos encontrar personas que ya murieron. O a otros que llegaron soñando. Dos que llegan a Sandina por las vías del sueño en una misma noche, si se ven, ya despiertos, al día siguiente, se dirán el uno al otro: “Anoche te vi en mi sueño”. Incluso podrán continuar la conversación que mantuvieron dormidos. Otros habitantes de Sandina son sencillamente ilusiones, proyecciones, entelequias, aunque toman copas en la taberna, pescan salmones o cumplen su función de ciudadanos (carpinteros, albañiles, hortelanos, médicos) dentro de la comunidad. Todas estas cosas pueden hacer suponer que Sandina es un producto de la imaginación o un símbolo. Pero no es así, de ninguna manera. Es un pueblo bien real, que viene en los mapas, aunque es verdad que no en todos porque no es una localidad importante. Hace un par de años, por ejemplo, fue galardonada con el Premio a la Belleza que el gobierno concede a los pueblos que cuidan su limpieza y su aspecto. Allí conviven tres tipos de habitantes: los que han llegado a través del sueño, los que han llegado en bicicleta, coche, tren, barco, y los autóctonos. Estos últimos se subdividen, a su vez, en: los que siempre han estado en Sandina, los que han llegado a través de lo que llamamos muerte, los que llegaron viajando y han decidido perderse para siempre y los que han nacido allí. Los que han nacido en Sandina (que son los niños abortados en la realidad) pueden ser puros o mestizos (puros sandinos, puros forasteros o mestizos de ambos). Diferentes cualidades y señales distinguen a los individuos de cada una de estas clases y subclases. Por ejemplo, los que han llegado a través del sueño, pueden volar; los que han llegado por los caminos de la Tierra no pueden volar; que los autóctonos vuelen depende de la voluntad de los soñadores. Los soñadores tienen éste y otros peregrinos poderes, lo que, dependiendo de su natural, los hará más o menos antipáticos a los autóctonos. Pero nunca deseados. Lo único que hace soportable a los autóctonos la visita de los soñadores es que se irán al despertar y ya no podrán volver nunca. Asumen mejor a los viajeros, sin poderes extraordinarios y cuyo esfuerzo por llegar es testigo de su amor por el sitio. Si un viajero decide quedarse para siempre, es aceptado en la comunidad como uno más. Y si son buenos y propicios, en sus funerales (en Sandina sólo mueren los viajeros) rocían sus cadáveres con licor de voz de caelowe. Tuve oportunidad de contemplar este rito. Cuando el licor moja el cuerpo del muerto, éste se transforma de inmediato en fantasma sin dejar residuos y se reincorpora, en su nueva naturaleza, a la vida de la comunidad. Se hace una fiesta, como cuando nace un niño. Los beneficiarios de este rito son los únicos de los que puede decirse, de algún modo, que llegan dos veces a Sandina”.

“Sandina”, de Félix Morales Prado

4.
“las veredas a través de los campos que a ningún sitio llevan con todas esas cosas que pasan en los filimbros del tiempo y van chascando la conciencia súbita. las mañanas cubiertas de rocío que se prolongan sobre las sensaciones como una promesa. de la imagen del tren entre los juncos sobre lomas de arena qué diré, no era lógico allí. aquella aldea junto al charco negro donde se ahogó un adolescente. las mujerucas envueltas en siniestros paños de algodón que ocultan su ternura, sentadas en los porches, mirándome pasar, han evitado verme, se han quedado encerradas con su dolor que es sólo estatua dentro de las chozas shareb que añoran (casas cuerpos que aman) el pantano. y palafito, una de esas palabras muertas que me invaden la lengua desde yo no sé dónde, se me quedó agarrada a ella. clavé la espuela en la bestia que, silbando, se alejó de aquel sitio y atravesó el viento de los mastros durante tres estancias (dos de placer, una de dolor). viene después el bosque que dormita debajo, desde donde me llegan las quejas de los leprosos que viven en su culpa. una figura de blanco resplandor porta una espada y llora mientras se pierde a través del laberinto interior. los desgraciados le gritan “no te importa” y el sol poniente, más allá de marismas y de playas, ilumina la fiesta de la ciudad cristal. le he puesto un nombre a mi furión mientras le daba de beber en la fuente de los Descubrimientos. él me lo ha agradecido, porque estaba a punto de deshacerse en la no-identidad, y ahora lame su nombre y lo acaricia y se duerme sobre la hierba de los túmulos crecidos en tan antiguas ruinas. descanso sentado en estas reliquias de la Otra Época, estos despojos que todos rehuyen, y en silencio siento crecer los miembros olvidados como el enfermo siente crecer el cáncer que lo come. parpadea el secreto y lloro a la matresca mientras las luces desconocidas que pasean el cielo brillan sobre las superficies de las balsas del aceite negro. si hay mañana, y los resplos no paran las horas, cabalgaré hacia el futuro entonces. sé que infrinjo las normas y el sentido. la estraensa podría surgir entre las grietas y la matresca no me enseñó la clave del que escapa. consultaré a mi ser que se renueva. suena una música en los edificios rotos. allí vislumbro las sombras que se temen. pasean entre las piedras, ríen, beben de esbeltas copas un licor amarillo. miran al cielo en donde crece una luna redonda y se juntan las bocas como mezclando la palabra. algunos de ellos montan en barcos que eflusionan de pronto y se pierden después por el agua fantasma. el furión está soñando lo que pienso y va adoptando las formas evocadas. se ha convertido ahora en la matresca y me ha mirado como si me dijese”.
“Palimpsesto”, de Félix Morales Prado

El ejercicio consistirá en describir un espacio, el que queráis, una habitación, una plaza, un campo, un pueblo, una ciudad… Primero, de una forma realista y, luego, retomarlo y convertirlo en una descripción poética, fantástica, onírica o surrealista. No es necesario, ni deseable más de medio folio. Las aportaciones se pondrán, en esta ocasión, aquí en el blog, como comentarios a este post. Todas ellas serán atendidas y corregidas en caso necesario. Esta actividad se desarrollará entre el lunes 21 de abril y viernes, 25.
No olvidéis firmar con vuestro nombre real y con el de twitter. Saludos. Buena semana y buenos ejercicios.

4.19.2014

Cinco tuits seleccionados en "La paradoja"

Abundantísima participación y excelente calidad. Gracias a tod@s. He aquí los tuits seleccionados:

Se ocultaba bajo tierra por miedo a quienes recelaban de los que se escondían bajo tierra. #TallerLiterario

Para que un banco te preste dinero, debes comprobar que no lo necesitas. #TallerLiterario

Usó la máquina del tiempo para ir al pasado. Al llegar, arrolló y mató al inventor de esa máquina, antes de crearla. #TallerLiterario

Se pasó la vida trabajando, para disfrutar de una vida de la que no pudo disfrutar porque se pasó la vida trabajando. #TallerLiterario

La verdad es que yo únicamente digo mentiras. #TallerLiterario


4.13.2014

La paradoja


La llamada “Banda de Moebius” (ver ilustración del post), cinta retorcida una vez y unida por los extremos, de manera que envés y revés son lo mismo, es un ejemplo perfecto de paradoja geométrica. La paradoja se da en muchos campos; entre ellos, las matemáticas o la Física (recuérdese la famosa Paradoja de Langevin, que permitiría, teóricamente, los viajes en el tiempo). Pero también se da en las artes y en la literatura. Escher  la utilizó mucho, también está en el Triángulo Imposible  de Oscar Reutersväd o en “La traición de las imágenes”, de René Magritte. “Esta frase es falsa” sería un ejemplo de paradoja en el terreno lingüístico. Se trata de la unión de términos que implican una aparente contradicción y, sin embargo, encierran una verdad, un enigma insoluble o la partida para una reflexión. En literatura ha sido muy usada, tanto en la de autor como en la popular.

Algunos ejemplos:

“Doy consejo a fuer de viejo:
nunca sigas mi consejo”
Antonio Machado

“Soy ateo, gracias a Dios”
Luis Buñuel

“No me buscarías si no me hubieras encontrado…”
San Agustín

“Seamos realistas, pidamos lo imposible”
André Bretón

“Contra lo que los padres piensan, sus hijos piensan lo contrario”
Félix Morales Prado

"Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero
que muero porque no muero”
Santa Teresa de Jesús

" Yo te amo para comenzar a amarte,
para recomenzar el infinito
y para no dejar de amarte nunca:
por eso no te amo todavía.".
Pablo Neruda

“Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada”.
José Hierro

“El que espera, desespera”.
Refranero popular

“Vísteme despacio, que tengo prisa”.
Refranero popular

Como ejercicio previo para trabajar la paradoja, no estaría mal pensar en tantas contradicciones que se dan en la realidad: políticos cuya labor es servir al pueblo y lo engañan y explotan; curas teóricamente dedicados al bien que son pederastas e hipócritas; seres humanos que disfrutan del planeta, de sus playas, montañas y selvas, y las contaminan y maltratan; hombres que dicen amar a sus mujeres y las insultan y golpean; amantes de los animales que adoran la tauromaquia y son carnívoros, etc. No pretendemos ser moralistas. Nada más lejos de nuestra intención. Sólo plantearos algunos puntos de partida para que podáis elaborar vuestros tuits. Hay muchos más. Y, ¡ojo! En muchos casos lo que hemos expuesto son simples contradicciones y no paradojas. Hay que trabajar para convertirlas en una de ellas. La paradoja, insisto en esto para que quede claro, debe ser algo que pareciendo verdad sea mentira o al contrario. O ambas cosas.  Consideremos, por ejemplo, los conceptos de Todo y Nada. “Todo” implica infinito. ¿Y si es infinito, dónde queda el sitio para la “Nada”? Se puede decir que la “Nada” es lo que no es. Pero si decimos que “es” ya es algo. Luego debe marcar un límite con el “Todo”. Y, si hay un límite, ni el “Todo” es “Todo” ni la “Nada” es la “Nada”. Pensar en esto nos lleva a una situación paradójica. Y conste que sólo son puntos de partida. Luego, hay que hacer trabajar la imaginación y el ingenio.

Actividad de la semana: escribir paradojas que quepan en un tuit. Deben incluir el HT #TallerLiterario. Retuitearemos todo lo aportado. Y, al finalizar, como siempre, seleccionaremos cinco tuits para publicarlos aquí en el blog.  La actividad comenzará el lunes 14 de abril y finalizará el viernes, 18 de abril. Que tengáis unos creativos y paradójicos días. Saludos a tod@s.


4.12.2014

Los cinco tuits seleccionados en "Trabajando con la sinestesia"


Espectacular la participación y la calidad de los textos en esta semana. Realmente, ha sido muy difícil seleccionar sólo cinco. Pero son, por ahora, las normas del juego. Felicidades por vuestra creatividad y gracias a tod@s.


Indígema ‏@SendaDeFueGo 
Puedo saborear la miel sólo con mirar sus ojos ámbar. Puedo escuchar la melodía de sus senos si aspiro sus pupilas. #TallerLiterario

#TallerLiterario Su mirada se notaba estancada, rugosa, casi afónica, una mirada con aroma a pescado, a cloaca, a resaca...

Recostado solo escuchaba el cielo azul, veía el canto del ruiseñor y sentía el bosque. Nunca volverá a comer de esos hongos.#TallerLiterario

Su perfume chillante y los besos plásticos lo conquistaron. Le preguntó su nombre, pero la muñeca inflable no respondió. #TallerLiterario

El aire quemado por el sol se derrite en cascadas de colores, cuando caen huele a sueños. #TallerLiterario


4.06.2014

Trabajando con la sinestesia


La sinestesia es, desde un punto de vista científico, un fenómeno neurológico en el que los sentidos se mezclan: se huelen los colores, se ven los sonidos, se palpan los sabores. Pero esto ha sido utilizado por simbolistas y surrealistas, y se sigue usando, como figura retórica. En realidad, es una variedad de la metáfora en la que atribuimos a determinada percepción sensorial adjetivos que no le pertenecen en el plano de lo racional: “aire dulce”, “amor azul”, “luna ácida”, etc.
Ya Charles Baudelaire, en su poema “Correspondencias”, hizo alusión a esto: “los perfumes, los colores y los sonidos se responden”.
Como siempre, pongo algunos ejemplos. En ellos, la sinestesia (también llamada “metáfora sinestésica”) va subrayada:

en el cénit azul, una caricia rosa!
Juan Ramón Jiménez

…y el débil trino amarillo
del canario.
Juan Ramón Jiménez

Qué tranquilidad violeta.
Juan Ramón Jiménez

blanca y callada
La soledad bajó a mi corazón.
Félix Morales Prado

…que por doler me duele hasta el aliento.
Miguel Hernández

…como niños con sabor a leche agria en la boca y dulzura de luz en las pupilas
Félix Morales Prado

Para entrenaros para el ejercicio, podríais comenzar haciendo lo siguiente:
-Inventad un color para estos nombres de ruidos: estampido, charloteo, bocinazo, crujido, murmullo, ladrido, silbido, estornudo, rugido…
-Inventad un sabor para estos colores: azul, violeta, naranja, amarillo, verde, negro, blanco, rosa…
-Inventad un sonido para  estos olores: hedor, aroma, peste, fragancia, perfume, incienso, esencia…
-Inventad un olor para las siguientes emociones: tristeza, alegría, amor, odio, envidia, celos, enojo, ira…
Extended esta práctica todo lo que queráis. Luego, escribid un tuit, narrativo o poético, que contenga, al menos, una sinestesia o metáfora sinestésica.
El tuit debe incluir el HT #TallerLiterario.
Todos los tuits aportados se retuitearan. La actividad durará desde el lunes, 7 de abril, hasta el viernes, 11 de abril. Entre todas las participaciones se elegirán cinco que serán expuestas en este blog. Espero que la propuesta os parezca divertida y sea fructífera. De vuestra creatividad no dudo lo más mínimo. Sobradamente la estáis demostrando. Un gran saludo.

4.05.2014

Los 5 tuits seleccionados en microrrelatos oníricos

La participación y creatividad han sido apabullantes. Pero había que seleccionar cinco de los tuits participantes. Estos son. Gracias a tod@s.


Jose Luis ‏@HaikuLuis  17 h
No podía soñar, pero su amigo imaginario sí y todas las noches, le contaba los sueños que él debía soñar, sobre su lápida.
#TallerLiterario

Leire Frex ‏@marconpi66  18 h
Soñaba con ser una marioneta en sus manos para jugar juntos, despertó atada a la cama  vio su mirada asesina, ya era tarde.
#Tallerliterario

Enrique Angulo Moya ‏@Protoplasto  2 de abr.
El rey preguntó al mendigo por qué se burlaba de él, le contestó: -Porque esto es un sueño y en la realidad el rey soy yo.
 #TallerLiterario

Vicente Varas ‏@elchen00  2 de abr.
Una vida plena. Nació junto al mar, creció, tuvo hijos y amó a su mujer hasta la muerte. Todo dentro del sueño de una noche.
#TallerLiterario

Plinio Sosa ‏@pliniux  31 de mar.
En su sueño iba de cuarto en cuarto. Oyó el despertador. Hora de regresar. Quiso abrir la última puerta. ¡Se había atorado! #TallerLiterario